Job

Había una vez un hombre llamado Job. Él vivía en la tierra de Uz, era un hombre rico y piadoso, temeroso de Dios y apartado del mal. Tenía una gran familia, con siete hijos y tres hijas, además de muchos animales y riqueza

Un día, Satanás se presentó ante Dios y le dijo que Job solo era piadoso porque Dios lo había bendecido con riquezas y prosperidad. Dios le permitió a Satanás probar a Job, pero le dijo que no podía tocar su vida.

Entonces, Satanás destruyó las propiedades de Job, mató a sus animales y a sus hijos. A pesar de todo esto, Job no pecó contra Dios, sino que se mantuvo fiel y adorándolo. Entonces, Satanás pidió permiso para tocar la vida de Job, y Dios lo permitió, siempre y cuando no lo matara.

Job cayó enfermo con dolorosas llagas en todo su cuerpo, pero aun así no blasfemó contra Dios. Sus amigos vinieron a consolarlo, pero comenzaron a cuestionar su fe y a culparlo de haber pecado. Sin embargo, Job se mantuvo firme en su confianza en Dios, a pesar de no entender por qué estaba sufriendo tanto.

Finalmente, después de mucho dolor y angustia, Dios habló con Job y le mostró su poder y sabiduría. Job reconoció su pequeñez frente a Dios y se arrepintió de haber cuestionado su justicia.

Dios restauró la vida de Job, le devolvió su prosperidad y le dio una familia nueva. Job aprendió una lección valiosa: que Dios es soberano y que su sabiduría y poder son insondables, y que a veces, aunque no entendamos sus caminos, debemos confiar en Él y adorarlo de todo corazón.

Esta es la historia de Job, un hombre fiel y piadoso que sufrió mucho, pero que nunca perdió su confianza en Dios. Su historia nos recuerda que, incluso en medio de la adversidad, podemos encontrar esperanza y fortaleza en la fe en Dios. 

La historia de Job se encuentra en el Antiguo Testamento de la Biblia, específicamente en el libro de Job, que es el vigésimo segundo libro del canon bíblico y uno de los cinco libros de poesía. El libro de Job es un relato poético de la vida de Job y su experiencia con la adversidad y el sufrimiento, así como un debate teológico sobre la naturaleza del sufrimiento y la justicia de Dios.

Tal vez la mayor lección que aprendemos del libro de Job, es que Dios no tiene que responderle a nadie por lo que hace o no hace. La experiencia de Job nos enseña que quizás nunca lleguemos a saber la razón específica de sufrimiento, pero debemos confiar en nuestro soberano, santo y justo Dios. Sus caminos son perfectos (Salmo 18:30). Ya que los caminos de Dios son perfectos, podemos confiar en que lo que Él hace, y lo que permite, también es perfecto.

No podemos esperar comprender perfectamente la mente de Dios, así como Él nos recuerda, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos… Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9).

Queremos conocerte

¡Te vamos a contactar pronto!

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Name
Scroll to Top